Los Peligros: ¿otro verano igual?

3/5/2024. Gabino Santos Briz

Comienza mayo y la playa de Los Peligros, en Santander, está igual que hace ya muchos meses y sin visos de que se vaya a hacer nada de cara al verano. Y eso que son varios problemas, algunos compartidos con su vecina playa de La Magdalena, los que la afectan. Lo vemos.

Empezamos por los accesos a la playa desde la avenida de Reina Victoria. Allá por diciembre de 2020 un temporal destrozó la rampa final. Tres años y medio después, no se ha rehabilitado sino que el abandono es total y allí siguen los escombros. Unas vallas, impidiendo el paso, y una señal del peligro son, a día de hoy, las únicas muestras de que algo se ha hecho.

Estado de los accesos. Pulse para verlo más grande
Estado de los accesos. Pulse para verlo más grande

La disputa entre Ayuntamiento de Santander y la Demarcación de Costas, dependiente del Gobierno central, es la causante de que la situación se mantenga. Mientras el Ayuntamiento alega que «el acceso se ejecutó por parte de Costas, previo acuerdo del Pleno en donde figura expresamente que, una vez recibidas las obras, el Ayuntamiento se obliga a "conservar y mantener las obras proyectadas excepto las posibles irregularidades que se deriven de su construcción a efectos de temporales"», desde Costas se defiende que es el Ayuntamiento quien «debe reparar el acceso o retirarlo en base al compromiso de mantenimiento de las obras adquirido» por haberlo asumido así en el acuerdo de construcción de los espigones.

El hecho de que el Ayuntamiento de Santander está presidido por el Partido Popular mientras el Gobierno central lo está por el Partido Socialista no ayuda a la solución de la situación; al contrario, ha sido uno de los motivos de enfrentamiento entre la alcaldesa y, sobre todo, la anterior delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones.

El caso es que el tiempo sigue pasando, un nuevo verano está a la vuelta de la esquina y será ya el cuarto en el que sólo se podrá acceder a la playa de Los Peligros desde Gamazo.

Tampoco se puede disfrutar en esa playa del paseo peatonal de madera. El hecho de que pasara por el punto en el que desembocaban las escaleras desaparecidas ha llevado a que no se haya renovado cuando sufrió las consecuencias de los temporales.

Y, al otro lado de la Punta de San Marcos, que así se llama el saliente rocoso que separa Los Peligros de La Magdalena, tenemos otro ejemplo de la dejación de funciones de las administraciones. El antiguo balneario de La Horadada, desalojado porque iba a ser derribado, languidece, abandonado y lleno de pintadas, tras haberse convertido en otro motivo de disputa política.

Balneario de La Horadada. Pulse para verlo más grande

En efecto. La Demarcación de Costas pretendía, ya desde 2011, el derribo por superar los 150 metros cuadrados permitidos como máximo en el dominio público marítimo-terrestre por la Ley de Costas de 1988. Entonces funcionaba aún como club náutico y así siguió hasta que en 2018 sus concesionarios lo abandonaron. Después, tras desalojar a ocupas, en noviembre de 2021 Costas iba a proceder al derribo pero fue paralizado por el Ayuntamiento alegando que el inmueble está inventariado dentro del Plan Especial de El Sardinero como Bien de Interés Cultural. Entonces Costas optó por ceder la concesión del edificio al Ayuntamiento por 15 años (BOE del 12/7/2022), aunque éste había señalado que no quería recibir un edificio en mal estado, pretendiendo que fuera Costas quien rehabilitara el edificio para su uso en actividades náuticas u hosteleras. De hecho, el Ayuntamiento presentó recurso contencioso-administrativo contra la cesión del inmueble.

Mientras se resuelve el recurso, rechazada por el Ayuntamiento la opción presentada por el Grupo Municipal Socialista de sacar el inmueble del Plan del Sardinero y de la condición de Bien de Interés Cultural, lo que permitiría su derribo por Costas, el abandono y el deterioro del edificio se agravan, afectando muy seriamente a la imagen de la zona.

Queda, además, el asunto de los espigones del que nos ocuparemos próximamente.


Más detalles:

  • El Diario Montañés, 19/7/2023